la oración y meditación alimento del alma

la oración y meditación alimento del alma

lunes, 25 de enero de 2010

LA PAZ

SI QUIERES LA PAZ PROTEGE LA CREACIÓN
. Si quieres promover la paz, protege la creación. La búsqueda de la paz por parte de todos los hombres de buena voluntad se verá facilitada sin duda por el reconocimiento común de la relación inseparable que existe entre Dios, los seres humanos y toda la creación. Los cristianos ofrecen su propia aportación, iluminados por la divina Revelación y siguiendo la Tradición de la Iglesia. Consideran el cosmos y sus maravillas a la luz de la obra creadora del Padre y de la redención de Cristo, que, con su muerte y resurrección, ha reconciliado con Dios «todos los seres: los del cielo y los de la tierra» (Col 1,20). Cristo, crucificado y resucitado, ha entregado a la humanidad su Espíritu santificador, que guía el camino de la historia, en espera del día en que, con la vuelta gloriosa del Señor, serán inaugurados «un cielo nuevo y una tierra nueva» (2 P 3,13), en los que habitarán por siempre la justicia y la paz. Por tanto, proteger el entorno natural para construir un mundo de paz es un deber de cada persona. He aquí un desafío urgente que se ha de afrontar de modo unánime con un renovado empeño; he aquí una oportunidad providencial para legar a las nuevas generaciones la perspectiva de un futuro mejor para todos. Que los responsables de las naciones sean conscientes de ello, así como los que, en todos los ámbitos, se interesan por el destino de la humanidad: la salvaguardia de la creación y la consecución de la paz son realidades íntimamente relacionadas entre sí. Por eso, invito a todos los creyentes a elevar una ferviente oración a Dios, Creador todopoderoso y Padre de misericordia, para que en el corazón de cada hombre y de cada mujer resuene, se acoja y se viva el apremiante llamamiento: Si quieres promover la paz, protege la creación.
MENSAJE DE LA JORNADA PARA EL DÍA MUNDIAL DE LA PAZ
2010
BENEDICTO XVI

2 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me ha alegrado encontrar su comentario a mi reflexión que escribí hace unos 2o años, antes de saber que sería monja, y le doy gracias porque ha completado mi comentario añadiendo «La paz», ciertamente el hombre cuidará de la naturaleza cuando su espíritu repose en la Paz.
Gracias, y reciba mi ternura.
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

cf dijo...

Recibida sea la Ternura.
Un abrazo.